El encargo del Ayuntamiento de Almonte era conciso: “Unas pistas deportivas para una zona del municipio en expansión con el menor impacto visual y la mayor economía posible”.

Se desarrolló como elemento diferenciador la curva lenticular de la cubierta, que utiliza formas curvas de la naturaleza y suaviza el encuentro del edificio con el entorno.

La ventilación natural se consigue mediante lamas integradas en la carpintería metálica y en los encuentros laterales con la cubierta. Están orientadas considerando los vientos predominantes de la zona. La iluminación natural se realiza con orientación norte, evitando así deslumbramientos durante la actividad deportiva.

 
pistas deportivas Almonte